Poetas de la Generación del 27 (IV)


images (5)Federico García Lorca, nacido en 1898 en Fuentevaqueros (Granada) y fusilado en Alfacar (Granada) el 19 de agosto de 1936, un mes después del inicio de la Guerra Civil. Sus breves treinta y ocho años le bastaron para crear una obra extraordinaria, como dramaturgo, prosista y poeta, faceta por la que es recordado hoy aquí. Su trágica muerte lo hizo el más popular de su generación en los estratos populares  y en el mundo entero. Aunque su genialidad poética es independiente de su condición de víctima. En la España del siglo XX fue el autor más influyente en todas las modalidades literarias.

Es cierto que el pueblo gitano fue objeto de inspiración para él, pero después de componer el Romancero Gitano, expresó su rechazo a ser encasillado en esa temática. En cuanto a su estilo, hay que destacar la paradoja que supone el uso audaz de la metáfora, como Góngora,  y la condensación del lenguaje, que recuerda el conceptismo de Baltasar Gracián. También es característica la utilización de determinados símbolos, tales como la luna, la sangre, el caballo y su jinete, el toro, las hierbas, el color verde, las armas blancas, referidos a la muerte, a la virilidad, a la fuerza, y el agua junto a la sangre, esta vez como portadora de vida.

Como una muestra magistral del Romancero Gitano, traigo a estas páginas Prendimiento de Antoñito el Camborio. Aquí están presentes el sentimiento trágico de la vida, los citados símbolos de muerte, las metáforas brillantes…

Prendimiento de Antoñito el Camborio

Antonio Torres Heredia,

hijo y nieto de Camborios,

con una vara de mimbre

va a Sevilla a ver los toros.
Moreno de verde luna
anda despacio y garboso.
Sus empavonados bucles
le brillan entre los ojos.
A la mitad del camino
cortó limones redondos,
y los fue tirando al agua
hasta que la puso de oro.
Y a la mitad del camino,
bajo las ramas de un olmo,
guardia civil caminera
lo llevó codo con codo.

*

El día se va despacio,
la tarde colgada a un hombro,
dando una larga torera
sobre el mar y los arroyos.
Las aceitunas aguardan
la noche de Capricornio,
y una corta brisa, ecuestre,
salta los montes de plomo.
Antonio Torres Heredia,
hijo y nieto de Camborios,
viene sin vara de mimbre
entre los cinco tricornios.

Antonio, ¿quién eres tú?
Si te llamaras Camborio,
hubieras hecho una fuente
de sangre con cinco chorros.
Ni tú eres hijo de nadie,
ni legítimo Camborio.
¡Se acabaron los gitanos
que iban por el monte solos!
Están los viejos cuchillos
tiritando bajo el polvo.

A las nueve de la noche
lo llevan al calabozo,
mientras los guardias civiles
beben limonada todos.
Y a las nueve de la noche
le cierran el calabozo,
mientras el cielo reluce
como la grupa de un potro.

 

 

Federico García Lorca

 

Acerca de EL PEREGRINO CONSTANTE

Concibo mi vida como un infatigable peregrinar en busca del conocimiento de cuanto me rodea, de la belleza, del amor y la amistad. He vivido lo suficiente como para poder calificar de largo el camino recorrido, pero no para dejar de andar.
Esta entrada fue publicada en LITERATURA, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s