La herencia (3ª y última parte)


insomnio insuperable

 

La noche fue espantosa, apenas pude dormir, y cuando me rendía el sueño sufría unas pesadillas que parecían reales (acaso lo fueran…), pobladas de sombras, voces susurrantes que pretendían atraerme hacia lugares imposibles, voces amenazadoras. Situaciones abominables, tales como encontrarme en el interior de un sepulcro.

Por fin, la aurora me liberó del horror y sentí que la capacidad de razonar regresaba a mi maltrecho cerebro. Mi primer objeto de pensamiento lógico fue Lidia, como no podía ser de otro modo. De todas formas, el número de dudas superaba, con creces, al de certezas: ¿Quién era Lidia, cómo podía estar sola tanto tiempo? Más aún ¿existía el tiempo para ella, o bien, discurría como el mío? ¿Por qué no parecía haber necesitado nada hasta el presente?

Todas estas preguntas me conducían inexorablemente a una sola respuesta, que yo me obstinaba en rechazar. Mi mente hervía tratando de buscar otra explicación. Aún así, las certezas eran muy firmes, poderosas,  motivadoras:

Pensaba que Lidia era la mujer más maravillosa que había conocido en mi vida. Las intensas horas compartidas nos habían dado un tal grado de afinidad, confianza, atracción recíproca, felicidad, de amor en suma, que había decidido no separarme de ella jamás.

Durante el desayuno, seguí inmerso en mis pensamientos. No obstante, advertí que los miembros del servicio presentes me miraban de una manera rara, mezcla de temor y curiosidad, al tiempo que cuchicheaban a hurtadillas. No quise perder el tiempo afeándoles su conducta, tanto más, cuanto ya eran casi las nueve. Abandoné el gran comedor, salí al exterior y me dirigí adonde me había citado Lidia, el jardín junto a la fachada norte. La brisa fresca de la mañana no conseguía aplacar el estado febril en que me encontraba, mis pasos iban acelerándose progresivamente, las sienes, dilatadas, amenazaban estallar.

Llegado al norte del edificio, vi un extraño jardín limitado por un viejo muro de piedra, la propia fachada, y sendos encinares a derecha e izquierda. La maleza crecía descuidada hasta el punto de casi ahogar las escasas flores que sobrevivían, descoloridas y mustias. Anduve un rato buscando a Lidia, hasta que la divisé, a unos treinta metros, sentada en un banco bajo. Me acerqué a ella abrumado por una inquietante mezcla de sentimientos, el corazón latiendo hasta el dolor.

-Buenos  días, Raúl. Entiendo que estés angustiado. Espera un poco y Contestaré todas tus preguntas. Disiparé tus dudas.

Me dijo con rostro serio suavizado por una leve sonrisa. Incapaz de hablar, quedé petrificado cuando advertí que el improvisado asiento de Lidia era una lápida, con una modesta cruz en el cabecero. Antes de que pudiera preguntarle nada, se puso en pie con elegancia, se apartó ligeramente y me señaló la tumba, al tiempo que leía la inscripción: AQUÍ YACE DOÑA LIDIA TIMONEDA Y ARLANZÓN (1857-1875) HIJA AMANTÍSIMA DESCANSE EN PAZ

-¡No, no puede ser! ¡No estás muerta! Te tengo aquí ante mí, llena de vida. Sólo un día juntos ha sido como años de convivencia. Hemos compartido todo el amor y la belleza guardados en nuestros corazones hasta que llegase el momento oportuno, la persona adecuada. Lidia, sabes que te amo con toda mi alma.

-Raúl, querido, yo también te amo con toda mi alma. No puedo hacerlo con mi cuerpo porque soy un espíritu. Dejé el plano de existencia que llamáis “vida” a los dieciocho años de mi nacimiento.

-¿No has abandonado nunca el palacio desde entonces?

Le pregunté invadido de extrema compasión.

-No, ya te lo dije ayer, pero tu cerebro se negaba a admitirlo. Como cuando insinué que la soledad y la poesía habían sido mis únicas compañeras en ciento veintidós años.

Su voz  no denotaba tristeza, dolor, desesperación. Aunque todavía debía preguntarle algo.

-¿Cómo has podido resistir tantos años de soledad? ¿No echas nada de menos?

-No, Raúl, el tiempo no existe para mí. Gozo de un  perpetuo presente. Pero siempre he tenido la certeza de que llegaría el amor. No sabía de qué forma, ni quién me lo regalaría. Por eso mantenía una luz en la ventana de mi alma para guiarlo hasta aquí.

-¿A pesar de encontrarte en otra dimensión existencial distinta?

Inquirí escéptico.

-Sí, a pesar de ello. Habitualmente, se cumple la separación absoluta entre ambos planos. Ahora bien, se da un caso entre diez millones en que, seres especiales, con una afinidad espiritual extraordinaria, logran franquear el umbral y concebir un amor con vocación de eternidad. Esto es lo que nos ha ocurrido a nosotros, por lo que te ha sido posible verme desde el primer momento, como sí tuviera también una estructura material. Por eso he sabido que eras tú a quien esperaba.

Repuso Lidia, con la cara radiante de felicidad.

En aquel momento, desaparecieron todos mis temores, y dudas, si bien comprendía que era yo quien debía pasar a su plano de vida, renunciando al mío.  Sabía que iba a lanzarme al vacío, mediante un acto de fe, sabiendo que ella me recogería al otro lado.

-Lidia, amor mío, yo voy contigo a donde me lleves. Dime qué he de hacer.

-Sencillamente, abrázame y nos fundiremos para siempre, liberados  del espacio y el tiempo.

Abarqué su nada con mis brazos, noté que una fuerza poderosa tiraba de mí. Acto seguido, experimenté la sensación de penetrar uno en el otro, me inundó una luz blanquísima y supe que éramos uno.

Después nos sumergimos en una oscuridad densa, acariciante. Repentinamente volvió la luz a iluminarnos, y una mujer, vestida de blanco, comenzó a decirme cosas incomprensibles.

-¡Don Raúl, don Raúl! Es la hora de su medicación, incorpórese un poco, por favor.

***********

 

Acerca de EL PEREGRINO CONSTANTE

Concibo mi vida como un infatigable peregrinar en busca del conocimiento de cuanto me rodea, de la belleza, del amor y la amistad. He vivido lo suficiente como para poder calificar de largo el camino recorrido, pero no para dejar de andar.
Esta entrada fue publicada en LITERATURA, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La herencia (3ª y última parte)

  1. eladio dijo:

    La primera parte es la que más me ha gustado. Ese início del relato está lleno de misteriosas promesas, y manejas un estilo suelto porque es claro y sólido como el edifìcio que acabas de empezar a construir. Enseguida empiezan a aparecer elementos característicos del cuento gótico, la trama inicia una senda demasiadas veces transitada, el misterio deja de serlo porque no hay sorpresas que no adelanten lo previsible. Creo que la fuerza de un estilo personal se pierde cuando no somos capaces de huir de los lugares comunes. Me da la impresión de que tu talento está por encima de este relato, y de que tu inspiración corresponde sobre todo al de una sensibilidad poética, como lo demuestran tus haikus y este mismo cuento sugiere. Un saludo

    Me gusta

    • Agradezco tu crítica, que juzgo constructiva. No pretendo justificarme, pero en un relato de esta modalidad las palabras están contadas. Ello te obliga a plantear las tres unidades clásicas, sin posibilidad de profundizar. Es cierto que la idea que me resulta atractiva es la unión de dos seres, en distintos planos de existencia, en torno a un poema. Es decir que la poesía trasciende el tiempo, la vida y la muerte.
      En cuanto al final, no pienso que sea previsible en cuanto que califica toda la trama de desvaríos de la mente del protagonista. La alternativa hubiera sido legitimar una unión amorosa basada en la permeabilidad entre la vida y la muerte. Precisamente traté de que el lector esperara eso, para sorprenderlo con lo otro.
      Por último, gracias por la alusión a “mi talento”. La interpreto como un juicio más bien negativo del relato y la concesión del beneficio de la duda en lo que a mis cualidades narrativas se refiere. De cualquier modo, el publicar algo supone la aceptación implícita de la crítica.
      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

  2. Mucho de la filosofía oriental que compartes en tu blog, lo vi reflejado en esta parte. Salvo el final que me trajo nuevamente a la triste realidad en que vivimos….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s