El Simbolismo en la poesía francesa


 

Henri_Fantin-Latour_005

Coin de table, retrato de sobremesa. Paul Verlaine y Arthur Rimbaud sentados a la izquierda,  por Henri Fantin-Latour

Como movimiento literario hay que situar su origen en Francia y en Bélgica en el último tercio del siglo XIX. Concretamente, Jean Moréas escribió el manifiesto fundacional, mostrando una fuerte reacción frente al Naturalismo y Realismo. La postura es totalmente opuesta, mientras en los movimientos anteriores primaba la objetividad y la lógica, en el Simbolismo se rinde culto a la subjetividad y a la libertad del poeta, que tiende puentes entre las realidades indefinibles, misteriosas, que él sólo puede captar y el resto de los mortales. Para ello huyen de la conceptualización, de lo didáctico, y se limitan a sugerir y evocar, utilizando todas las posibilidades connotativas del lenguaje, la musicalidad, el ritmo. En resumen, se trata de desvelar los misterios del universo mediante la búsqueda de las correspondencias entre los objetos sensibles.

  La primera concreción poética se debió al poemario “Las flores del mal” de Charles Baudelaire, influido por Edgar Allan Poe en cuanto al imaginario y las figuras literarias. Ahora bien, los caracteres estéticos del movimiento fueron desarrollados por Stéphan Mallarmé y Paul Verlaine. También fueron muy valiosas las aportaciones de Arthur Rimbaud que se unió al grupo siendo muy joven. Se llamaron a sí mismos “Los poetas malditos”, poniéndole el mismo nombre a la revista que crearon.

  Para terminar  este breve resumen, es importante destacar el uso que los simbolistas hacen de la sinestesia, consistente en el enriquecimiento de cualquier término poético mediante el concurso de diversos sentidos que, habitualmente no se le atribuye porque no le corresponden. Esta percepción de una cosa a través de dos sentidos diferentes logra la asociación de sensaciones para incrementar el facetado del substantivo poético, aumentando su expresividad. Es digno hacer hincapié en el hecho de que el japonés Matsuo Bashó ya utilizaba esta figura en sus haikus.

NOTA: En próximas entradas haré una breve semblanza de los más célebres  simbolistas y adjuntaré algunos de sus poemas. 

 ******************

 

Acerca de EL PEREGRINO CONSTANTE

Concibo mi vida como un infatigable peregrinar en busca del conocimiento de cuanto me rodea, de la belleza, del amor y la amistad. He vivido lo suficiente como para poder calificar de largo el camino recorrido, pero no para dejar de andar.
Esta entrada fue publicada en LITERATURA, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s