Poetas simbolistas. Paul Verlaine (II)


 

En 1869, Paul Verlaine se prometió a Mathilde Mauté de Fleurville y escribió una serie de poemas agrupados bajo el epígrafe de “La Belle Chanson”, del que hoy reproduzco el Canto VI. Verlaine pretendía con ello respetar los arquetipos de la burguesía y ser aceptado por ella, alejándose de la violencia que rodeaba su vida.

   Desconozco la recepción que de este poemario hizo la burguesía francesa de la época. La verdad es que L’heure exquise  posee todos los elementos que la conforman como una brillante exaltación de la ensoñación. Es decir que, afortunadamente, no logró una apariencia muy burguesa que digamos.

L’heure exquise

La lune blanche
Luit dans les bois ;
De chaque branche
Part une voix
Sous la ramée …

Ô bien-aimée.

L’étang reflète,
Profond miroir,
La silhouette
Du saule noir
Où le vent pleure …

Rêvons, c’est l’heure.

Un vaste et tendre
Apaisement
Semble descendre
Du firmament
Que l’astre irise …

C’est l’heure exquise.

Recueil: La Bonne Chanson (Chant VI)

*********************************

Acerca de EL PEREGRINO CONSTANTE

Concibo mi vida como un infatigable peregrinar en busca del conocimiento de cuanto me rodea, de la belleza, del amor y la amistad. He vivido lo suficiente como para poder calificar de largo el camino recorrido, pero no para dejar de andar.
Esta entrada fue publicada en LITERATURA, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s