Poesía simbolista. Arthur Rimbaud (3). Ed. bilingüe.


Arthur Rimbaud compuso este poema a los dieciséis años,  en 1870, en una de sus huidas de casa, coincidiendo con la guerra franco-prusiana.  Es impactante el contraste entre el entorno natural idílico y la incontestable realidad de la muerte del joven soldado. Es un manifiesto contra la violenta crueldad de la guerra  y un canto a la maternal naturaleza.

   El original está escrito en dodecasílabos, que en francés son llamados “alejandrinos”, mientras que en español llamamos alejandrinos a los de 14 sílabas.   Por esa razón, he utilizado el alejandrino español,. En cuanto a la rima, he usado la asonante para aligerar la densidad de las catorce sílabas. En cualquier caso son licencias, confesadas, en aras de un mayor respeto al sentido básico del texto y a los matices.

Le dormeur du val 

C’est un trou de verdure où chante une rivière,
Accrochant follement aux herbes des haillons
D’argent ; où le soleil, de la montagne fière,
Luit : c’est un petit val qui mousse de rayons.

Un soldat jeune, bouche ouverte, tête nue,
Et la nuque baignant dans le frais cresson bleu,
Dort ; il est étendu dans l’herbe, sous la nue,
Pâle dans son lit vert où la lumière pleut.

Les pieds dans les glaïeuls, il dort. Souriant comme
Sourirait un enfant malade, il fait un somme :
Nature, berce-le chaudement : il a froid.

Les parfums ne font pas frissonner sa narine ;
Il dort dans le soleil, la main sur sa poitrine,
Tranquille. Il a deux trous rouges au côté droit.

 

Traducción

El durmiente del valle

 

Es un hondón de verdura donde un río canta,

enganchando locamente a las hierbas harapos

de plata; donde el sol, ufano de la montaña,

ilumina: un vallecito que espuma de rayos.

 

Un soldado joven, boca abierta, cabeza desnuda,

la nuca mojándose en el fresco berro azul,

duerme; está tendido, bajo la nube, sobre la hierba,

blanco en su lecho verde donde llueve la luz

 

Los pies en los gladiolos, duerme. Sonriendo como

sonreiría un niño enfermo, da una cabezada:

Natura, acúnalo con tu calor: tiene frío.

 

Los perfumes no logran estremecer su olfato;

duerme al sol, posada la mano sobre su pecho,

tranquila. Dos ojales rojos en flanco diestro.

 

Traducido por El Peregrino Constante.

 

 

 

Acerca de EL PEREGRINO CONSTANTE

Concibo mi vida como un infatigable peregrinar en busca del conocimiento de cuanto me rodea, de la belleza, del amor y la amistad. He vivido lo suficiente como para poder calificar de largo el camino recorrido, pero no para dejar de andar.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s